El no-misterio de la inflación

 inflacion

Por Mark Spangler. (Publicado el 24 de diciembre de 2009)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí: http://mises.org/daily/3909.

[The Freeman. 1978]

                         

Hoy día la gente de todas las condiciones sociales está preocupada por la inflación.

¿Qué es realmente la inflación? ¿Es intrínseca a una economía libre de mercado? ¿Quién o qué la causa? ¿Sindicatos, regulaciones del gobierno, comerciantes, déficit federal o intermediarios? ¿Puede detenerse la inflación y cómo?

¿Qué hacer? La mayoría de la gente está desesperadamente confusa y buscando respuestas. La sociedad está afrontando nada menos que una crisis. En respuesta a esta grave situación aparece el último libro de Henry Hazlitt, The Inflation Crisis, and How to Resolve It. Como empieza el mismo Hazlitt el libro, “ningún asunto hoy es tan discutido (o tan poco entendido) como la inflación”.

Henry Hazlitt estima que un dólar de hoy vale menos que 25 centavos de un dólar de 1940 y no hay que decir que un dólar cada vez compra menos cosas. Aún así, ¿cuánta gente sabe que desde 1940 el gobierno federal ha multiplicado la existencia de moneda en bastante más que un 1.000%? Hazlitt informa que al final de 1939, el número total de dólares en la economía era de 63.300 millones y al final de 1977 esa cifra llegaba a los 806.500 millones. Quien sea consciente de estos acontecimientos debería sin duda apreciar una conexión lógica entre los precios constantemente en aumento y la expansión continua de la oferta monetaria.

Hazlitt apunta que hay dos lados para cada precio.

“Un precio es un tipo de intercambio entre un dólar y una unidad de un bien. Cuando la gente tiene más dólares, valoran menos cada dólar. Luego los bienes aumentan de precio, no porque los bienes sean más escasos que antes, sino porque los dólares son más abundantes y por tanto menos valorados”.

Explica claramente que el predicamento actual de los precios siempre crecientes deriva de una política gubernamental deliberada para inundar la economía con más y más dólares simplemente “imprimiéndolos”. De hecho, el término inflación originalmente significaba aumentar (inflar) la oferta monetaria. Hoy el término se usa habitualmente para indicar la consecuencia más evidente de la creación del dinero, el aumento generalizado de los precios.

Luego no hay nada misterioso acerca de la inflación: es una pura y simple intervención gubernamental. Entonces, ¿por qué los líderes del gobierno continúan inflando y por qué las imprentas no son conocidas por el público en general?

La inflación sirve a los intereses inmediatos de los políticos en busca del voto. La mayoría de los candidatos prometen un montón de dádivas a cambio de ser elegidos, pero el presupuesto federal se ha hecho tan amenazador que financiarlo por los impuestos directos es políticamente imposible. El gobierno federal recurre a imprimir dinero para ayudar a cubrir cualquier déficit y eso se hace de una forma muy complicada mediante la Reserva Federal y el sistema de banca comercial para esconder el proceso a la mayoría de la gente.

Henry Hazlitt dedica una gran parte de The Inflation Crisis a explicar el gasto del gobierno, la financiación del déficit y las falacias generales de un sistema monetario gestionado por el gobierno. Además, explica los beneficios de un patrón oro determinado por el mercado.

Su texto va de presentar principios sencillos sobre el dinero y la inflación a refutar sofisticadas doctrinas keynesianas, especialmente la noción de que la expansión monetaria es necesaria para emplear a trabajadores y recursos ociosos.

Igualmente importante es que Hazlitt analiza las políticas de los monetaristas, generalmente liderados por el economista de la Escuela de Chicago, Milton Friedman. A menudo se silencia la distinción entre monetaristas u otros defensores de la libre empresa. Henry Hazlitt deja claro que los monetaristas son inflacionistas que defienden un cierto grado anual de expansión monetaria por parte de los funcionarios del gobierno.

“El fallo central de la propuesta Monetarista es su extrema ingenuidad política. Pone el poder de controlar la cantidad, la calidad y el poder adquisitivo de nuestra moneda enteramente en manos del Estado, es decir, de los políticos y burócratas de la administración”.

Un economista coherente con el libre mercado, por otro lado, pediría que se deje a los individuos, actuando voluntariamente en el mercado, que elijan qué producto aceptarán como moneda.

Hazlitt advierte acerca de usar falsos remedios para combatir la inflación. Atacar la subida de precios con controles de precios y salarios yerra completamente respecto del corazón del problema. No hacen nada por acabar con la expansión monetaria. Además, los propios controles tienen las desastrosas consecuencias de crear escasez, desalentar la producción y dirigirse siempre en dirección a un control total de la economía.

Hazlitt también explica cómo la inflación perturba la producción, inhibe el cálculo económico, distorsiona los tipos de interés, hace mal uso de trabajadores y recursos y consume capital.

Igual de serias que las perturbaciones económicas son las consecuencias sociales de la inflación. Destruye el ahorro, promueve el juego, desanima el espíritu de trabajo y cría disturbios sociales, envidias y crímenes.

“Bajo la inflación (…) sólo un puñado de personas se da cuenta con claridad de lo que pasa. La mayoría tiende a echar la culpa de su situación, no al gobierno, sino a aquellos vecinos que parecen beneficiarse de la inflación”.

Desde el punto de vista de la economía, la cura de la inflación es sencilla: ¡detenerla! Detener a los políticos que imprimen moneda para pagar sus programas de gasto, pero aquí es donde está la dificultad. El problema de la inflación va más allá de la economía, como concluye Henry Hazlitt:

“Un parte importante de la solución (…) sería cómo quitar el sistema monetario de las manos de los políticos. Ciertamente mientras mantengamos nuestro casi omnipotente estado redistributivo, no puede haber ninguna moneda sólida”.

——————————————————- 

Mark Spangler fue un editor invitado en The Freeman.

Esta crítica apareció originalmente en The Freeman, 1978, Vol. 28, Nº 10, 1978, pp. 638-640.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s