La Vergüenza De Una Crisis Bancaria

Irrumpiendo con gran tronío y vibracidad, con una sonoridad inusual se anuncia que los gobiernos de los países más industrializados aportarán miles y miles de millones de euros en salvaguarda de los maltrechos bancos, que parecen ir hacia una situación de quiebra inexorable.5_bolsas_caidas_operador_1

Antes se preocupan debidamente de infundirnos el suficiente miedo. Son esos mismos bancos que años atrás ganaban sendos miles de millones también y cuyos directivos de alto nivel tenían emolumentos anuales de millones. Son esos mismos bancos que ante la demanda de hipotecas, concedieron préstamos hipotecarios precarios a personas que no tenían capacidad de pago pero que ahorcaron con extratipos de interés próximos a la usura. Se trata de esos bancos que se volcaron en el crédito consumo a tasas superiores al 20% de interés anual. Son los bancos que invadiendo y penetrando “a saco” en los mercados, principalmente en las bolsas y mediante maniobras especulativas salvajes se jactaban de ganar para si, con el dinero de otros millones de dólares en un día e incluso en horas. Fueron aquellos bancos que no crearon riqueza ni participaron en una redistribución justa y equitativa de las rentas. Fueron bancos especuladores con una enorme exposición al riesgo y con una nula visión de lo que es un cliente.

Pero la ruleta es un juego caprichoso, no siempre sale 7 rojo, ni siquiera siempre sale impar o rojo, a veces incluso sale el cero. Participar en el mercado como un insaciable depredador, trae sus consecuencias, jugar a cara o cruz, también es imprudente y más cuando lo que jugamos y arriesgamos es el dinero de otros. Esa banca poco conservadora, impulsiva, alentada por una salvaje e infausta política económica neoliberal, ha reventado. Estructuras financieras de cierta solidez y envergadura se han caído. Es lógico, lo extraño es que no haya ocurrido antes, se ha abusado de la suerte tras años jugando en la ruleta a “manque” ha salido ahora “passe” ¿mala suerte?, no, tan solo imprudencia.

En esta hecatombe de la banca mundial en que nada han sido responsables los más pobres y deprimidos, la gran clase trabajadora, no obstante ha de participar en su salvación. Con fondos públicos se acude a reflotar y nacionalizar bancos crueles y viles que se empeñaron en vez de crear valor para sus accionistas y clientes y cumplir una función social, en apostar siempre al 7 rojo y finalmente quebraron. Obsérvese que los bancos que han caído son de países más industrializados, más de élite y que los pobres bancos más humildes, de países más modestos no les ha ocurrido nada (entre los que se encuentran España, Portugal, Grecia…) pero aunque no tiene problemas la banca en estos países también se han apuntado al donativo y también requieren dinero público ¡como es gratis! Y es que esos pobres bancos más humildes eran más conservadores, seguían practicando una política de clientes y no de mercados, practicaban una banca tradicional, de acumulación de pequeños ingresos, que hacen un mucho; son bancos de esos en que todavía se valora a un cliente por pequeño que sea y hay unos ojos y unos labios que te reciben cuando acudes como cliente. Esa otra banca, la de los estructurados y derivados salvajes, la que repudia al cliente pequeño, la de los máximos beneficios en el menor tiempo, esa, se ha hundido y espero que sea para siempre.

Ciertos países como EE.UU., Reino Unido, Islandia, Bélgica o Suiza entre otros, máximos exponentes del capitalismo y de la economía liberal han tenido que abandonar sus principios de “no intervención” en los mercados, de no ingerencia estatal en la economía y practicar una economía socialista y a veces marxista, no solo interviniendo, sino a veces nacionalizando. Lo único en que si se han comportado estos países, como auténticos fascistas, es en no reclamar responsabilidades a la alta dirección, de los bancos, que los han hecho quebrar y además de continuar éstos al frente no se les han reclamado los “bonus” millonarios que han conseguido por jugar a la ruleta y eso, de verdad, que en cualquier lugar del mundo es cuando menos prodigalidad y es vergonzoso que esto ocurra en el siglo XXI, al que a veces yo denomino siglo del despiste y de la oscuridad.

El 95% de la población mundial ha asistido impávida y expectante a este aparatoso y vulgar montaje circense que bajo el pretexto de salvar la economía mundial y los ahorros de los humildes ha servido para salvar el culo de quienes no lo tenían bien pelado, los cuales algún día colaboraron en situar a algún triste personajillo en la presidencia de determinadas naciones ahora pasan factura y dicen: Yo te coloque, ahora tu sálvame. Y así se ha hecho. Alea jacta est y todos de la mano a mirar como los gobiernos de los grandes con nuestro dinero acudan a salvar el rulé de esos monicaquillos que manejan los fondos económicos de gran parte de la sociedad.

Esa es la gran crisis la de la banca, a esa crisis hay que acudir y entregar los miles de millones que se precisen. Por el contrario no hay que preocuparse ni intervenir en otros sucesos económicos: Altas tasas de desempleo, inflación creciente, caída del PIB, etc… ¡Ah! y los tipos de interés se bajan cuando los prestamos que toman los bancos en el mercado interbancario han de ser a tasas bajas, no hay que intervenir en los tipos que pagan los trabajadores, esos que paguen lo que corresponda pues no se debe intervenir en los mercados -a no ser que le interese a los propios mercados, y solo para ellos mismos-

Bueno ya casi nada me sorprende y menos cuando se ríen de mí, porque yo parto de la premisa de que todo en economía y política es mentira y el mentiroso cuando se ríe de mí también miente. Lastima que con nuestro dinero se vaya a salvar a los ludópatas que siempre jugaron al 7 rojo y no sirva ese dinero para ayudar a quien de verdad lo necesita, pero al parecer así es el mundo, eso dicen. Tan solo espero que algún día despertemos del letargo y no permitamos estos desmanes de los oligarcas que nos dirigen económicamente y políticamente.

Jesús Gil Benítez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s