manifestaciones contra el intervencionismo y el pillaje gubernamental han sido un éxito rotundo a través de todos los Estados Unidos.

JUEVES 16 DE ABRIL DE 2009

¡ÉXITO ROTUNDO!


José Alejandro Amorós (EE.UU.).- Las manifestaciones contra el intervencionismo y el pillaje gubernamental han sido un éxito rotundo a través de todos los Estados Unidos.Desde las mayores ciudades hasta las villas y poblados más pequeños se han celebrado manifestaciones “Tea parties”. Miles de personas de clase media, familias enteras, padres, madres, hijos, amas de casa, trabajadores de industria cesanteados, profesionales, en fin, la gama de la sociedad han salido al público para decir “Basta”.

Pero el éxito de estas manifestaciones, verdaderamente de raíces populares, se puede medir no en las cantidades de gentes sino por la ferocidad en el ataque contra ellos por representantes del gobierno y sus aliados mediáticos. Esa oposición ha hecho todo lo posible por descalificar a estas gentes decentes quienes solo han querido defender lo suyo y lo de sus hijos. Se les ha comparado con neo-nazis y con terroristas.

Al pensar de muchos, no ha sido coincidencia que esos ataques hayan ido a la par con la retórica descubierta en un documento interno del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), donde se evalúa, concluye e instruye la vigilancia y categorización como de potenciales “terroristas” a toda una serie de personas con posiciones contrarias a la administración de Obama. Estas posiciones incluyen desde oposición a la continúa intervención del gobierno federal, el incremento en el pillaje contributivo y la inmigración ilegal, hasta oposición al aborto y al matrimonio entre homosexuales.

Mientras el gobierno ha descartado el uso de términos como “terrorista” y el de “la guerra contra el terrorismo” para referirse a los actuales enemigos exteriores de los Estados Unidos, y sus acciones ahora llamadas no “ataques terroristas” sino “desastres hechos por el hombre” (“man-made disasters”), ahora se refiere a honestos ciudadanos, con diferencias legítimas como potenciales “terroristas”. Pero no existe similar estudio recomendando la vigilancia de grupos de extrema izquierda.

El otro ángulo que han fuertemente enfatizado, en especial la cadena CNN, es el del racismo, más que implicando, al igual que el reporte del DHS, que la naturaleza de estas manifestaciones es de índole racista, por ser Obama negro.

Pero la gente que ha salido a las manifestaciones no son estudiantes, ni activistas profesionales, ni miembros de las típicas organizaciones de masa de la izquierda, con sus automáticamente establecidas maquinarias de manifestaciones, conectadas por años a organizaciones de base del Partido Demócrata y a sus agentes en los medios. Son gentes sencillas, que aunque experimenten en carne y huesos las maquinaciones de la clase política parásita, tal vez son faltos de un entendimiento tal vez más profundo de lo que aquí se trata. Pero ahí están.

No es cuestión de racismo. Pero desafortunadamente en los Estados Unidos el racismo es una baraja que ha sido muy bien jugada por los amos del sistema de dependencia gubernamental. Irónicamente, según los datos electorales, mientras Obama no pudo haber obtenido ni la nominación y muchos menos la presidencia sin el voto blanco, el 98% del electorado negro votó por Obama sencillamente por la identidad racial.

Es de entender claramente, que el establecimiento político parasitario se ha nutrido del voto de las minorías raciales y étnicas por décadas. Y que esos grupos se han beneficiado por la misma cantidad de tiempo de los impuestos sacados de la clase media, que en su mayoría han sido blancos por sencilla cuestión demográfica, es también de entenderse. Pero esos grupos “minoritarios” amenazan con convertirse en mayorías demográficas (ya los hispanos son mayoría sobre los negros) a la vez que la clase media decide, por el sistema de pillaje, tener menos hijos.

Esos grupos minoritarios caen dentro del 50% de la población que no paga impuestos, sino que son sus beneficiarios. Del otro 50% que paga impuestos, el 98% son blancos, o sea, la mayoría de los contribuyentes, y quienes a su vez mas afectados son por el sistema político parasitario, por tanto, son por necesidad demográfica blancos. No son racistas ideológicos.

Pero a pesar de que los medios trataron de descalificar a las manifestaciones como reuniones y pataleos de derechistas y racistas, esos medios ya no son el monopolio que hasta recientemente han sido. Por eso actúan rabiosamente, dejando saber lo preocupados que están por este movimiento realmente espontáneo del pueblo.

Y a pesar de todo no pudieron ocultar de los nuevos mediáticos como el Internet, el letrero llevado por un afro-americano a una de las manifestaciones que decía, “Lincoln liberó a mis bisabuelos y Obama esclavizará a mis nietos”

José Alejandro Amorós

 

http://lasclasesmedias.blogspot.com/2009/04/exito-rotundo.html


 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s