LIBERTARIANISMO: El camino a la Paz, Prosperidad y Libertad

 LIBERTARIANISMO

El camino a la Paz,
Prosperidad y Libertad
por Jarret B. Wollstein
traducido por Alberto Mansueti

     ¿Le gustaría vivir en una sociedad de paz, prosperidad y libertad? ¿Le gustaría ganar mucho más dinero que sus padres, ser libre de hacer cualquier cosa que Ud. quiera en tanto no haga daño a otras personas, y ver desaparecer gran parte de los peligros de la violencia y de la guerra? ¿Le gustaría vivir en una era de libertad artística y rápido progreso científico, en la que todo parezca posible?     Ese mundo no es tan sólo posible: es parte de nuestra historia. Durante casi cincuenta años, entre el fin de la Guerra Civil en 1865, y el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914, EE.UU. fue la sociedad más libre y más próspera en la tierra. Los niveles de vida subían casi 5% al año. El ingreso del estadounidense promedio al fin de aquel período fue seis veces mayor que al comienzo.
     Había pocas restricciones en la libertad personal, económica y artística. No había impuesto sobre la renta, ni recluta o conscripción militar. Había pocas regulaciones gubernamentales a las empresas, y no había prohibición de las drogas.

     Escuelas e instituciones caritativas privadas pusieron la educación al alcance de todos y ayudaron a los pobres. Y con excepción de la breve guerra entre España y EE.UU., la nación disfrutó de la más larga era sin guerras exteriores en su historia. Casi cualquier cosa parecía posible: los inmigrantes analfabetos empezaban con carritos de mano como vendedores callejeros, y con trabajo duro se hacían millonarios.

Los niveles de vida estan decayendo,
y la violencia se ha hecho epidémica

     Los EE.UU. de los años 1990 están muy lejos de los de 1890, tanto en el tiempo como en el espíritu. El paisaje social de hoy es de deterioro, violencia y creciente temor.

     Por ejemplo, entre 1980 y 1997, el ingreso promedio disponible real – ajustado según inflación – cayó en un 17%. Los altos impuestos y regulaciones están paralizando nuestra economía. Pocos adultos jóvenes pueden ahora aportar para comprar sus casas propias, ahorrar para la educación de sus hijos, o asegurarse su retiro.
     Y la violencia se ha vuelto epidémica. El homicidio es la primera causa de muerte entre jóvenes negros. Una de cada cuatro estudiantes universitarias reporta ser víctima de violación o intento de violación. Y cada año, cerca de un 25% de todas las familias estadounidenses son ahora víctimas de robo o vandalismo.

     Si bien el peligro de guerra entre superpotencias ha disminuido, las armas de destrucción masiva – químicas, biológicas y nucleares – se siguen difundiendo entre los regímenes más represivos del mundo, muchos de los cuales han sido apoyados con ayuda militar y económica de EE.UU.

La libertad es necesaria en toda
sociedad pacífica y prospera

     ¿Qué ha cambiado en EE.UU. durante los últimos 80 años? ¿Por qué esta nación cambió de una de las más prósperas y progresistas de toda la tierra, a un país de deterioro y violencia crecientes? “La causa no está en las estrellas, querido amigo, sino en nosotros mismos.” EE.UU. está declinando porque los estado-unidenses hemos abandonado gran parte de nuestra herencia libertaria.

     Thomas Jefferson, George Washington y los demás fundadores de EE.UU., comprendieron los valores que se requieren para tener una sociedad libre, pacífica, y próspera: libertad individual, libertad económica, y gobierno limitado.
     Libertad significa independencia para controlar su propia vida, para trabajar y distraerse según su propia elección, poder conservar el fruto de su labor, practicar la religión de su escogencia, expresarse libremente, y asociarse con otros voluntariamente.

     La libertad puede florecer solamente en un ambiente de tolerancia, asociación voluntaria, y respeto mutuo por la vida y propiedad ajenas. Ud. puede tener libertad sólo si Ud. la reconoce a los demás.

     El genio de EE.UU. ha sido que nuestro gobierno fue creado como protector de nuestros derechos humanos fun-damentales. Pero los fundadores de EE.UU., entendieron muy bien que el inmenso poder del gobierno puede ser usado tanto para destruir como para proteger; y que cuando un gobierno emplea la fuerza contra sus propios ciudadanos pacíficos, se convierte en nada más que otra banda criminal más. Nuestra Constitución y Carta de Derechos (Bill of Rights) fueron diseñados para protegernos del gobierno.

     Nuestro ideal libertario, es que el gobierno existe para proteger nuestros derechos; mas nunca ese ideal fue realizado plenamente. Nuestros legisladores, policías y militares, con frecuencia han cruzado la línea que separa a los defensores de nuestra libertad de sus violadores. Pero la erosión de nuestros derechos, que antes era lenta, se ha vuelto ahora un torrente arrasador, y nuestras libertades heredadas están siendo anuladas.

El gobierno ahora se toma
el 70% de su ingreso

     Si Ud. entra en la categoría típica, se pasa casi cinco meses al año trabajando para ganar solamente lo que paga en impuestos. Y es sólo el comienzo.

     De acuerdo al estudio del Dr. James Payne, “Beneficios costosos: las cargas del sistema impositivo de EE.UU.” (Costly Returns: The Burdens of the U.S. Tax System), por cada dólar de impuesto que recoge el IRS [Servicio de Renta Interna, Internal Revenue Service: IRS], pagamos un adicional de 65 céntimos en costos de cumplimiento: contadores, abogados, programas computacionales, etc.
     Cuando Ud. suma al 35% de su ingreso que paga en impuestos directamente, el 22% que paga indirectamente en costos de cumplimiento, y el otro 13% que pierde como resultado de las reglamentaciones a la economía, resulta que más del 70 % de su ingreso le es ahora tomado por el gobierno.

Nuestra economía está siendo paralizasa
por las asfixiantes reglamentaciones

     En Los Angeles hay que sacar 70 licencias y permisos para abrir una pequeña empresa. En Washington, D.C. hay que pagar derechos por $7.000 para operar un carrito de mano. En la ciudad de New York, un “medallion” o licencia para un taxi cuesta más de $150.000.

     En Hawaii, un “sin casa” trató de ganar algún efectivo tomando fotos a los turistas con su lorito. Fue arrestado – y el lorito confiscado – por no tener patente de comercio.
     Más de 50.000 páginas de nuevas reglamentaciones se publican ahora cada año en la gaceta oficial (Federal Register). A ellas hay que agregar las reglamentaciones estadales y municipales.

     Muchos bienes y servicios que pueden mejorar su vida son prohibidos, confiscados, o reglamentada su existencia.

Todo lo que Ud. posee puede ser ahora
confiscado por la policía, y sin juicio

     Ya Ud. no tiene un derecho ni a su misma propiedad. Más de 200 leyes federales estableciendo inhabilitaciones (“forfeitures”) sobre la propiedad civil – y miles de leyes estadales – autorizan a la policía a confiscarle cualquier cosa suya que Ud. tenga, sin juicio, e incluso sin acusarle de crimen alguno.

  • En el condado de Volusia, en Florida, la policía regularmente detiene a los conductores y les pregunta “¿Cuánto efectivo lleva?” Y si la respuesta es más que unos pocos cientos, rutinariamente le detienen, junto con su vehículo si es caro. En los pasados 4 años, estos “asaltos de camino” legalizados han producido más de $8 millones al Condado de Volusia.
  • En Washington, D.C., la policía le confiscó la casa a Helen Hoyle, una abuela de 69 años. La policía alegó que un informante “anónimo – dijo que su nieto le había vendido drogas ilegales, no identificadas, a un comprador tampoco identificado, en la puerta de la casa, dos años atrás.

     Automóviles, casas, empresas, dinero de bolsillo, cuentas bancarias y pensiones, les son ahora confiscadas a más de 5 mil estadounidenses, tan inocentes como Ud., cada semana. Y de acuerdo a un estudio de Pittsburgh Press, en el 80% de los casos nadie es jamás acusado de un delito.

     E incluso siendo Ud. totalmente inocente de delito alguno, tiene poca oportunidad de recuperar su propiedad confiscada. Bajo las leyes que establecen inhabilitaciones civiles, Ud. es un presunto culpable. Como tal debe probar su inocencia, y pagar por costos legales entre $5.000 y más de $100.000, de su bolsillo, después de que le han confiscado su casa, cuenta de banco o empresa.


La policía ahora puede golpearle
a Ud. o matarle, casi impunemente

     Según el teleprograma “60 Minutes,” en Oakland, California, la Autoridad Policial de las Viviendas (Housing Authority Police) rutinariamente les roba a los residentes en las viviendas públicas, les siembra drogas, les golpea, y después los arresta. En Oakland, en una noche promedio, 42 personas ingresan a las emergencias de los hospitales con golpizas policiales. Pero esos son los que tienen suerte.

     En California, “el multimillonario hacendado Donald Scott, 61, fue muerto a balazos cuando 26 agentes de la DEA, varios subcomisarios del Condado de Los Angeles, y oficiales del Servicio Nacional de Parques, incursionaron en su finca de 200 acres en Malibu, buscando una marihuana que nunca encontraron.”
“Annie Rae Dixon, 84, en cama con neumonía en Tyler, Texas, [fue] muerta a balazos por la policía en una incursión policial a las 2 de la mañana en enero pasado. Un oficial declaró que su pistola se disparó accidentalmente, cuando tumbó la puerta del dormitorio. No se encontraron drogas.” [Ambas citas del periódico USA Today, 11/01/93.]

     Ahora cada semana hay docenas de esos mortales “errores” policiales. Si un informante anónimo alega – sin pruebas – que Ud. está en posesión de drogas ilegales, o armas de fuego, eso ahora da a la policía una virtual licencia para matarle, a Ud. o a su familia.


Para restaurar la prosperidad, libertad
y paz a EE.UU., debemos restaurar
nuestra herencia libertaria

     Debemos retornar a los principios de tolerancia y respeto a los derechos ajenos. Las actividades que son delito para los individuos, como robo, asalto, secuestro, intimidación y asesinato, deben serlo también para los funcionarios y agentes del gobierno.

     La abrumadora carga de los impuestos confiscatorios y reglamentaciones sofocantes deben quitarse a nuestra economía.
     Como demostraron las revoluciones que cambiaron a la Unión Soviética y Europa Oriental, hasta los gobiernos autoritarios requieren del consentimiento de los gobernados.

     EE.UU. puede ser otra vez una tierra de libertad y oportunidad ilimitada. Esto es lo que fue una vez, y puede serlo otra vez. Millones de libertarios estadounidenses te invitan a unirnos para restaurar nuestra libertad.

****************************************

Jarret B. Wollstein es miembro de Directores de ISIL, y cofundador de la original Society for Individual Liberty (Sociedad para la Libertad Individual).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

10 Respuestas a “LIBERTARIANISMO: El camino a la Paz, Prosperidad y Libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s