Noticias Políticas de Colombia

Agosto 5 de 2007

 Presidente Hugo Chávez se declara dispuesto a contribuir para lograr acuerdo humanitario en Colombia

“Me comprometo a hacer lo que pueda, aunque en Colombia utilicen estas expresiones para atacarnos. Si pudiera hacer algo para un acuerdo humanitario, ojalá, Dios mío”, dijo.
Y agregó: “¿Qué puede impedirlo?, no sé, el gobierno (de Álvaro Uribe) tendrá sus razones”. Así respondió a un pedido de la senadora colombiana Piedad Córdoba en su programa dominical ‘Aló Presidente’, que batió hoy el record de más de siete horas.
El mandatario se quejó de los obstáculos a su participación en el espinoso tema: “No le abren a uno el camino para ayudar”.
Reveló que ha tratado el tema con el líder cubano Fidel Castro y el ex presidente colombiano Andrés Pastrana (1998-2002): “Con Fidel hemos hablado de ello, una vez coincidimos con Pastrana, los tres”, para tratar el tema del conflicto colombiano.
Chávez dio instrucciones al canciller venezolano, Nicolás Maduro, “sobre los problemas específicos” y pidió que tomara nota de su oferta.
“No faltarán las voces que digan que Chávez se mete con una chequera”, dijo el jefe de estado, que goza de una bonanza en sus ingresos petroleros.
“Si pudiéramos hacer algo sin que nadie se vaya a molestar, con un acueducto, como una colaboración a los pueblos afro-descendientes. Senadora, haremos lo que se pueda por la paz”, dijo Chávez.
El jefe de Estado planteó que un grupo de países podría mediar en el asunto: “Pero es un tema que nunca se discute porque no se quiere discutir, hay una hipersensibilidad sobre el tema”, se lamentó.
Chávez reveló que el ex presidente de Francia Jacques Chirac le planteó hacer algo para lograr la liberación de la ex candidata presidencial franco-colombiana Ingrid Betancourt, quien está entre los secuestrados.
Aseguró que a Estados Unidos “le conviene la guerra en Colombia” y criticó a quienes “opinan y creen que ellos pueden acabar militarmente a la guerrilla”.
Córdiba pidió mediación y becas
Las afirmaciones del mandatario venezolano se produjeron tras la solicitud de la congresista colombiana: “Yo sé que usted habla con Uribe. Le pido que hable con él y le diga que necesitamos el acuerdo humanitario”, le había dicho Córdoba a Chávez.
La senadora colombiana dijo que es perentorio que “cese el horror de la guerra” y que se sienten las bases para una reconciliación en Colombia. “Queremos que usted sea el mensajero de nosotros en América Latina”, expresó la senadora al presidente de Venezuela.
Por otra parte, la senadora Córdoba pidió a Chávez que ayude al empobrecido departamento de Chocó concediendo becas a 50 personas oriundas de esa región para que estudien en Venezuela.
La legisladora también solicitó ayuda para construir un acueducto que lleve agua a la ciudad de Quibdó, la capital de Chocó.
Chávez explicó que la susceptibilidad que existe en Colombia frente al gobierno venezolano dificulta la concesión de esas ayudas.
Planteó, sin embargo, que podría estudiarse la posibilidad de que esa obra pudiera realizarse a través de una empresa venezolana de polímeros, instalada en Barranquilla, como una forma de cooperación social.

PARA UN PRESIDENTE que hizo famoso el lema de “trabajar, trabajar y trabajar”, parecía apenas justo un descanso de unos pocos días. Así lo hizo saber la oficina de prensa de la Casa de Nariño a finales de julio cuando informó que Álvaro Uribe tenía la intención de alejarse del mundanal ruido en su finca “El Ubérrimo”, en el departamento de Córdoba. Por tal motivo, todas las actividades oficiales fueron canceladas y el mandatario desapareció de pantallas de televisión y titulares durante buena parte de la semana pasada.
Pero el propósito de descanso absoluto no pudo ser cumplido. La llegada del profesor Gustavo Moncayo a la Plaza de Bolívar en Bogotá, tras recorrer casi un millar de kilómetros por las carreteras del país desde su salida de Sandoná en Nariño, obligó al mandatario a cambiar los zamarros y el hierro de marcar ganado por el vestido entero y la corbata. Así, en la mañana del jueves y a pesar de los consejos en contra de sus asesores, Uribe llegó a la carpa de Moncayo, lo esperó pacientemente durante cerca de una hora y después tomó el micrófono, habló en tono veintejuliero, enfrentó a sus contradictores y volvió a dejar entre los colombianos la imagen de que le pone la cara a todo tipo de desafíos.
Ese estilo al que sigue siendo fiel al cabo de cinco años que se cumplen este 7 de agosto, continúa atrayendo a la opinión. Según un sondeo telefónico hecho para CAMBIO por Datexco/Opinómetro entre 700 adultos en 13 ciudades del país, 55% de los entrevistados afirmó que la imagen que tiene de Uribe se mantiene igual, mientras que ha mejorado para 22% y empeorado para 19%. Debido a ello no resulta sorprendente que la proporción de quienes dicen estar de acuerdo con la reelección presidencial, duplica a los opositores de la misma: 61,5% contra 30,8%.
Aunque ha sufrido un ligero desgaste en la opinión, es indudable que el presidente Álvaro Uribe tiene todavía un respaldo mayoritario que contrasta no solo con la tradición colombiana, sino que hace su caso excepcional en América Latina y en el mundo entero. Quien lo dude no tiene sino que mirar el inmenso descrédito de George W. Bush al cabo de seis años en la Casa Blanca, por cuenta de una guerra impopular y sin salida.
Dicho lo anterior, también es innegable que el teflón que protegía al Presidente ha comenzado a mostrar algunos rayones por cuenta de temas controversiales. En la encuesta de Datexco/Opinómetro sus peores calificaciones son en materia económica, pues cerca del 60% de los interrogados lo raja en el manejo de la inflación y desempleo, pero también hay un rechazo mayoritario tanto al manejo de la parapolítica (51%), como al proceso con los paramilitares (55%), que Uribe defiende con tanto ahínco.
Ese es un campanazo de alerta que merece ser escuchado con cuidado. Si en materia económica el gobierno puede exhibir las tasas de crecimiento más altas desde finales de la década de los 70, en lo político no ocurre lo mismo. Para comenzar, otros sondeos muestran un creciente desprestigio del Congreso y otras instituciones, así como un rechazo cada vez más contundente a la estela de sangre y barbarie que dejaron las autodefensas. De tal manera, propuestas como la de excarcelación de combatientes y la posible liberación de los parlamentarios presos fueron abandonadas en su momento debido al rechazo cerrado de la opinión. Y en una nota más actual, tampoco son alentadores los mensajes que ha recibido la Casa de Nariño en su página de Internet, en reacción a la propuesta de darle calificación política a algunos de los crímenes de los paramilitares.En otras áreas, es evidente que Álvaro Uribe ya no tiene el mismo margen de maniobra de antes. Quizás en ningún campo eso es tan evidente como en el internacional, en donde el mandatario ha sido sometido a un trato humillante por la mayoría demócrata en el Congreso de los Estados Unidos. En el ámbito político, también ha sido frustrante la difícil relación con senadores y representantes, pertenecientes por una amplia mayoría a la coalición uribista. Pero en este como en otros temas, el Jefe del Estado ha vivido en carne propia ese refrán que afirma que no hay cuña que más apriete que la del mismo palo.

¿Seguirá la fortaleza de Álvaro Uribe ahora que comienza su sexto año en el llamado solio de Bolívar?  La respuesta dependerá de dos factores. El primero es su capacidad de iniciativa y de pasar a la ofensiva en términos de propuestas constructivas. Durante buena parte del año la impresión entre los analistas fue que Uribe había perdido algunas de las cualidades de su primer mandato, pero episodios como el de Moncayo demuestran que todavía es capaz de sacar ases debajo de la manga. El segundo elemento es el tema de paramilitares y parapolítica, en el cual son evidentes las grietas frente a la opinión que a veces no ve que las cosas tengan la claridad y transparencia adecuadas.
Pero esas luces amarillas no permiten afirmar que Uribe esté disminuido ni que haya perdido su poder de convocatoria. A pesar del desgaste lógico del poder, el presidente de los colombianos sigue gobernando con la misma intensidad de siempre, preocupándose por los mínimos detalles de la administración y convenciendo a la opinión de que sigue teniendo la sartén por el mango.

Lea la opinión de los senadores Juan Fernando Cristo y Martha Lucía Ramírez sobre el balance de la reelección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s